FICHITA DE LORET DE MOLA

agosto 26, 2006 en 11:47 pm | Publicado en Fichas | Deja un comentario

Sobre los que nos golpean a diario les informamos.

Esta información es sacada del http://lahoradelpueblo.blogspot.com/ De ahi todas las fichas Aqui las reposteamos sin cambios y respetando la fuente.

“FICHITAS: LORET DE MOLA, EL METROSEXUAL FAVORITO DE EMILIO AZCARRAGA Y BERNARDO GOMEZ, FICHITAS MAYORES

Al amanecer del jueves 7 de abril de 2005, mientras decenas de miles de personas caminaban en la oscuridad rumbo al Zócalo donde el jefe del Gobierno del Distrito Federal iba a despedirse de sus gobernados antes de comparecer frente al Congreso de la Unión que tenía previsto desaforarlo, Carlos Loret de Mola dijo a través del Canal 2 de Televisa:

“Dentro de algunas horas, López Obrador puede destrozar la economía nacional…”

El pánico del metrosexual favorito de Emilio Azcárraga y Bernardo Gómez era palpable. La ultraderecha, como se sabe, no se caracteriza por sus conocimientos políticos sino por sus prejuicios, basados fundamentalmente en el odio de clase. Y Carlos Loret de Mola es un hombre de ultraderecha.

Aquella mañana, López Obrador no sólo no “destrozó” la economía nacional, todo lo contrario, con su discurso conciliador frente al pueblo y con su brillante Yo acuso ante los legisladores, que reafirmó la fuerza de sus principios pero también la gobernabilidad, hizo que la Bolsa Mexicana de Valores subiera tres puntos. Loret de Mola ni siquiera pidió disculpas por su histérico exabrupto.

Meses después, al comentar el proceso político de Bolivia donde una elección democrática elevó a la presidencia al líder indígena Evo Morales, Carlos Loret de Mola se refirió en los siguientes términos a la designación de la señora procuradora de justicia:

“El boliviano Evo Morales nombró hoy procuradora de justicia a la líder del sindicato de trabajadoras domésticas… Imagínense ustedes, ¡una chacha al frente de la procuraduría!”.

Dos episodios más enriquecen la fichita de Loret de Mola.

Febrero de 2006. Una explosión genera una temperatura de 595 grados centígrados a 150 metros bajo tierra en los túneles de la mina Pasta de Conchos. El flamazo provoca el derrumbe de las galerías donde trabajaban 65 mineros del turno de las 12 de la noche a las 6 de la mañana. Todos mueren instantáneamente.

Carlos Loret de Mola lo sabe, por supuesto que lo sabe, pero llega al lugar de los hechos y empieza a transmitir en vivo desde las instalaciones de la mina, donde los familiares de los pobres hombres sepultados lo escuchan con esperanza cada vez que el metrosexual declama ante las cámaras su “fe” en que un “milagro” permitirá que los mineros sean rescatados con vida. E invoca teatralmente a Dios y a la Vírgen.

La pésima telenovela es un reality show que explota sin piedad la tragedia para elevar el raiting y con éste las ganancias de Televisa, mientras Azcárraga y Gómez sonríen al ver cómo su delfín se burla de la desgracia de los pobres.

Pero el deplorable espectáculo persigue, y vaya que logra, el fin de ganar tiempo para que la empresa dueña de la mina, el Grupo Minera México, proteja sus acciones en la Bolsa de Valores e impida que éstas se desplomen cuando se haga el anuncio oficial de que los 65 mineros están muertos.

Y el anuncio llega, efectivamente, al quinto día de la tragedia, que por casualidad es viernes, y sale al aire a primera hora de la tarde, cuando la Bolsa ha cerrado ya. Concluida su misión, Loret de Mola se retira firmando autógrafos.

Semanas después, la policía captura a dos presuntos secuestradores, un mexicano y una francesa. Televisa acompaña a los agentes a realizar la detención en un rancho sobre el camino viejo a Cuernavaca en las faldas del Ajusco. Pero algo sale mal.

La francesa alega que ella no estaba al tanto de las activididades delictivas de su novio y exige, y consigue, que su embajada proteste ante el “gobierno” de Vicente Fox porque fue obligada a actuar contra su voluntad para un espectáculo de televisión… ordenado por Carlos Loret de Mola.

En entrevista para La Jornada, la pobre mujer narra que la policía la detuvo en el rancho de su novio pero no se la llevó a las instalaciones de la procuraduría sino hasta 24 horas después. ¿El motivo? Televisa quería grabar minuto a minuto la “captura” y tanto los comandantes encargados de la operación como los presuntos delincuentes debían esperar a que el reportero Pablo Reynah y las cámaras y el camión-estudio estuvieran listos.

Cuando la queja de la francesa fue conocida públicamente, Azcárraga y Gómez protegieron a Loret de Mola corriendo a Reynah, al que culparon de todo y no conformes con ello lo boletinaron para que ninguna empresa de comunicación lo vuelva a contratar.

La Hora del Pueblo, desde aquí, le pide a Pablo Reynah una entrevista para que el público sepa directamente de sus labios qué es lo qué pasó y cómo es la vida en Televisa bajo las órdenes de Loret de Mola.

¡Más Fichitas en cualquier momento!”

http://lahoradelpueblo.blogspot.com/2006/08/fichitas-loret-de-mola-el-metrosexual.html

Anuncios

Fichita: DENISE MAERKER

agosto 26, 2006 en 11:39 pm | Publicado en Fichas | 4 comentarios

Sobre los que nos golpean a diario les informamos.

Esta información es sacada del http://lahoradelpueblo.blogspot.com/ De ahi todas las fichas Aqui las reposteamos sin cambios y respetando la fuente.

“FICHITAS: DENISE MAERKER, LA BOLSA O LA VISTA

Hace tres días, a Denise Maerker le habló por teléfono una mujer que oye su programa de Radio Fórmula y le preguntó por qué no mostraba al público los videos de los distritos electorales que la página electrónica de La Jornada dio a conocer la semana anterior.

–La verdad es que ya los vi y no tienen nada interesante –respondió al aire.

Nacida en 1965 en el Distrito Federal, Denise Maerker desde muy joven ha sido una mujer estudiosa de la política –después de obtener una licenciatura en derecho y ciencias políticas, cursó un diplomado sobre el mismo tema en la Sorbona de París– y llegó a la televisión en 1997 por una invitación de Ciro Gómez Leyva.

Antes de internarse en la pantalla chica había sido directora de comunicación social del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), en donde cobró notoriedad como publirrelacionista de mente rápida e ideas frescas. Dueña de un rostro agradable y desconocido del gran público, era la pieza ideal que necesitaba CNN para lanzarse al mercado como la “otra” televisión.

Desde el momento en que apareció en el noticiero estelar de CNI-Canal 40, sentada a la izquierda de Gómez Leyva pero vista en pantalla a la derecha de él –una dualidad que reflejaba las posturas políticas intercambiables entre ambos: frente a ciertos temas, ella era de izquierda y él un reaccionario, lo que se invertía frente a otros asuntos–, Maerker destacó por su “fiereza” como entrevistadora, cuyo ímpetu sin embargo atropellaba a sus interlocutores y casi no los dejaba hablar.

A lo largo de los años, a medida que Gómez Leyva radicalizaba su conservadurismo, Maerker conquistaba las preferencias del auditorio más progresista y las simpatías de las organizaciones lésbico-gays, para las cuales Denise era una digna representante pues la pobre muchacha no ocultaba, en privado, el odio que Javier Moreno Valle le profesaba debido a sus preferencias sexuales.

Muchas veces ocurrió que el “magnate” de CNI, encerrado en su lujosa oficina del WTC y sin importarle quién estuviera de visita o trabajando junto a él, miraba a Denise que en ese instante estaba al aire y exclamaba con desprecio: “Pinche lesbiana asquerosa”.

En virtud de esa discriminación, de la que nunca fue partícipe Gómez Leyva, Denise buscaba consuelo y abrigo en el bar El Hábito de Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe, donde, sin embargo, solía quejarse no de Moreno Valle sino de Ciro, que sostenía una feroz disputa con ella y vivía obsesionado por sacarla del noticiero donde ella sin duda brillaba más que él.

Cuando Gómez Leyva finalmente la expulsó de la pantalla, Denise trató de montar su propio show en CNI-Canal 40, proyecto que Moreno Valle le aprobó siempre y cuando consiguiera patrocinadores. Y en esas andaba Maerker cuando se precipitó el colapso: pese a los afanes de Ciro, capataz del patrón, que había boicoteado la organización de los trabajadores, éstos detonaron la huelga y, pasados largos meses, ésta precipitó la quiebra de Moreno Valle y su fuga a Estados Unidos en donde la policía más temprano que tarde lo capturó acusado de diversos delitos fiscales.

Tanto para Denise como para Gómez Leyva aquello parecía el fin del mundo. Claro que mientras él tenía tribuna en radio, un cargo ejecutivo, un sueldo y la amistad de Federico Arreola en Milenio, a Maerker, además de abultadas deudas, no le quedaba sino su programita radiofónico. Y una gran incertidumbre de cara al porvenir.

Y de repente se le abrió el cielo. Una llamada telefónica de Víctor Trujillo, su ex compañero de trabajo en CNI, le transmitió un recado de Bernardo Gómez, vicepresidente de Televisa. Que por qué no se acercaba a Chapultepec 18 a platicar un día de éstos. Que podría comenzar haciendo chambitas para ver cómo “retrataba” en pantalla. Que si los anunciantes la aprobaban ya Emilio Azcárraga le encontraría un quehacer…

Una nueva Denise Maerker nació en ese momento. Por supuesto que pasó todas las pruebas preliminares y cuando Bernardo Gómez le ofreció el show de los domingos en la noche, le puso una condición a la que sólo podría contestar que sí o que sí: en la primera emisión tendría que entrevistar, en el estudio, a Carlos Salinas de Gortari. Y no había de dos: o aceptaba o ya se podía regresar al CIDE.

Como todo mundo sabe, aceptó. Le hizo a Salinas de Gortari una de las entrevistas más serviles que el ex presidente incómodo haya tenido a lo largo de su carrera. Pero lo más humillante para Maerker fue que mientras ella actuaba como vulgar comparsa del odiado comprapatrias, Emilio Azcárraga estaba sentado a escasos metros de ella, recordándole con su presencia que no tenía derecho a formular una sola pregunta “inconveniente”.

¿De cuántos ceros fue el monto del contrato que le firmaron después de aquel miserable debut? Seguramente de muchos porque pocas semanas más tarde, al comentar la brutal agresión policiaca en contra de los habitantes de Atenco, en la que muchas personas fueron golpeadas hasta quedar bañadas en su propia sangre, y muchas mujeres fueron violadas salvajemente por los granaderos, la nueva Denise Maerker pronunció la siguiente frase que nunca olvidará la historia:

–Que me perdonen las mujeres de Atenco pero esta vez yo les creo a los policías. Ellas no han presentado pruebas de su supuesta violación.

Después de eso a nadie le sorprendió ya la ceguera que Denise Maerker ha sufrido desde el 2 de julio, merced a la cual no ha visto nunca una sola prueba del fraude electoral. Por ambición, por dinero, por amor al poder, no vaciló en formar parte de la Junta de Locutores Mercenarios que dio el golpe de Estado mediático el 6 de julio –otra vez el 6 de julio– al amanecer.

Cómplice de los que tratan desesperadamente de robarle la Presidencia de la República a Andrés Manuel López Obrador, Denise Maerker no vio los paquetes electorales desgarrados, las boletas en favor de Calderón que fueron introducidas a las urnas sin haber sido dobladas, los sobres ¡de papel estraza! con que los mapaches del IFE envolvieron las boletas electorales después de robarle votos a AMLO y agregárselos a Fecal.

Nada de eso vio Denise Maerker, nada de eso veremos en los noticieros de Televisa, de los que nada podemos esperar ya.”

http://lahoradelpueblo.blogspot.com/2006/08/fichitas-denise-maerker-la-bolsa-o-la.html

Un poco mas de Cirilin

agosto 25, 2006 en 2:02 am | Publicado en Fichas | 1 comentario

De: http://lahoradelpueblo.blogspot.com  

  

FICHITAS: CIRO Y LA ALEGRIA OBLIGATORIA EN LA MUERTE DE GALO GOMEZ

A nuestros buzones han llegado cartas de lectores desconcertados y, en algunos casos, muy molestos por la mención que hicimos a la muerte de ese muy querido amigo que fue Galo Gómez Ogalde. Algunos comentarios coincidieron en que de Ciro Gómez Leyva puede esperarse todo, es uno de los peores seres humanos que existen en los medios de comunicación pero, agregan, es rudeza innecesaria culparlo del “suicidio” de Galo porque no fue tal sino un trágico accidente automovilístico.

A quienes se hayan sentido lastimados por la evocación, en este contexto, de una muerte que a muchas personas sigue doliéndonos, La Hora del Pueblo les pide disculpas y da a conocer algunas precisiones para explicar en qué se basó la fichita de Ciro.

En apariencia, sólo en apariencia, al amanecer del sábado 20 de febrero de 1999, Galo Gómez sufrió un accidente al estrellar su coche contra el pico del camellón del cruce que forman las calles Obrero Mundial y Monterrey en la colonia Roma.

El vehículo era un Nissan verde, de medio uso, que le había comprado a una mujer que a la sazón vivía en París. Cuando los paramédicos de la Cruz Roja lo sacaron de la carrocería semidestruida revisaron sus documentos para averiguar quién era y al descubrir que se llamaba Galo Gómez buscaron en su agenda la página dedicada a los apellidos que empiezan con G donde, hasta arriba, estaban el nombre y el teléfono de Ciro Gómez Leyva.

Creyendo que era pariente de Galo, un paramédico le habló a Ciro y le informó del desastre. Gómez Leyva reaccionó humanamente. Fue hasta el lugar de los hechos, después a la Cruz Roja de Polanco y permaneció allí hasta pasadas las nueve de la noche cuando la familia recibió el cuerpo de Galo.

En el departamento de Galo, su madre y sus hermanos encontraron la cama hecha, señal de que no había dormido y, en la mesa de la cocina, dos botellas de whisky vacías y un vasito limpio entre ambas: todo sugiere que Galo lo lavó después de meterse aquella sobredosis de alcohol para darse el valor de salir a morirse como intensamente lo deseaba.

Revisando todos los cuartos de la vivienda, su madre halló el original de Días de coraje, un libro recién terminado donde Galo reunió sus mejores crónicas de la vida cotidiana en Chile después de la caída de Pinochet, así como los reportajes que publicó en Milenio Semanal, donde fue editor de la sección de noticias internacionales, bajo las órdenes de Ciro Gómez Leyva.

Pero Días de Coraje tenía (tiene, hay que leerlo) un plus: un maravilloso relato de aventuras periodísticas y desdichas amorosas al que Galo nombró “Nunca me abandones en diciembre”, en el cual narra su viaje a las selvas colombianas donde en diciembre de 1998 convivió con el legendario líder de las Farc, Manuel Marulanda “Tirofijo”.

Ariel Rosales, editor de Grijalbo, amigo y además casero de Galo no dudó en publicar Días de coraje inmediatamente, pero al ver que el libro estaba dedicado, entre otras personas, a Christopher Domínguez y a Jaime Avilés pidió que éstos escribieran un prólogo y un epílogo puesto que habían sido dos de los mejores amigos del autor.

El de Avilés, titulado “Galinho”, aborda la hipótesis del sucididio. Recuerda, por ejemplo, que en agosto de 1998, Galo dijo: “Ya tengo resuelto el problema de la muerte, sólo me falta saber dónde voy a dejar el cuerpo”. Recuerda, también, que durante una charla sobre el mismo, obsesivo tema, Christopher le dijo: “Dentro de 20 años cuando la gente vea a (Fulanita) va a decir: mira, ésa es por la que se mató Galo y no faltará quien pregunte: ¿y quién era Galo”.

Pero nada lo disuadió: estaba enfermo de un mal terrible llamado depresión aguda, que en su caso tenía varios orígenes: la espantosa muerte de su cuñado, víctima de un cáncer en la médula espinal; el progresivo deterioro físico de su padre; una crisis de sus relaciones amorosas con todas sus mujeres y la humillación sistemática que había sufrido primero en el periódico Reforma y después como editor de Internacionales en Milenio.

Avilés cuenta que todos los viernes en la noche, al salir del trabajo, en el bar donde ambos se reunían, Galo se ufanaba de los materiales exclusivos que había obtenido para la edición dominical pero, dos whiskis más tarde, caía en estado de abatimiento pensando que en esos instantes, en la redacción de Milenio, Gómez Leyva estaba desbaratando su trabajo para obligarlo a lo renunciar, lo que se comprobaba puntualmente. “Le parezco demasiado de izquierda al güevón”, se quejaba.

En diciembre de 1998, las Farc lo invitaron a Colombia y le ofrecieron una primicia mundial: la primera entrevista que Tirofijo concedería a un reportero en más de 40 años de lucha clandestina. Galo pidió permiso, Milenio le aprobó el viaje y él obtuvo, en efecto, una pequeña obra maestra del peridoismo de nuestros días. Pero al volver a México, donde esperaba que su esfuerzo fuera coronado con el premio de un éxito laboral, para su sorpresa Gómez Leyva minimizó su reportaje. Y esa fue la puntilla para Galo.

La noche del 20 de febrero de 1999, cuando Gómez Leyva se retiró de la Cruz Roja de Polanco donde había muerto Galo, llevó en su coche a Avilés puesto que ambos vivían por el sur y durante el trayecto Avilés le preguntó: “¿Por qué el día que publicaste el reportaje sobre Tirofijo le diste un avisito en la portada que apenas se veía?”.
Ciro respondió: “Porque era un reportaje muy triste”.

En la parte final de su texto, que la familia de Galo no quiso que apareciera como epílogo de Días de Coraje, Avilés, después de recordar el maltrato que sufrió su amigo en Reforma y Milenio, publicaciones financiadas con capitales del Grupo Monterrey, afirmó que en los rótulos de las calles donde se produjo el “accidente”, Galo dejó escrito su recado póstumo:

“… en Obrero Mundial y Monterrey, colonia Roma. Sus ideales socialistas, sus verdugos neoliberales y el nombre de la única ciudad que pisó en Europa. Todo junto…”

El mejor tributo que en estos momentos puede rendirse a la memoria de Galo Gómez es leer Días de Coraje (editorial Grijalbo, México, 1999).

http://lahoradelpueblo.blogspot.com/2006/08/fichitas-ciro-y-la-alegria-obligatoria.html

Quién es Ciro?

agosto 25, 2006 en 1:44 am | Publicado en Fichas | 1 comentario

FICHITAS: CIRO GOMEZ LEYVA APARECE EN UN VIDEO DE AHUMADA RECOGIENDO DINERO

Ciro Gómez Leyva, el ex locutor estrella de Canal 40, convertido ahora en la más reciente adquisición de Televisa, es uno de los candidatos que tienen Emilio Azcárraga y Bernardo Gómez para sustituir a Joaquín López Dóriga. El problema es que Gómez Leyva también fue grabado recogiendo dinero en la oficina del empresario argentino Carlos Ahumada y ese video podría aparecer en cualquier momento.

Si lo anterior se confirmara el gran público entendería algunas cosas. Por ejemplo, la exaltación que hace temblar a Gómez Leyva cada vez que defiende a Ahumada desde los micrófonos de Radio Fórmula. El pasado viernes se atrevió a decir que era un “preso político”, y una ´”víctima” del gobierno “autoritario” del Distrito Federal.

Pero si de autoritarismos hablamos, hay quienes sostienen que por asfixiar profesionalmente al gran periodista Galo Gómez Ogalde (Chile,1960-México DF,1999)cuando éste era el encargado de la sección internacional de la revista Milenio, Ciro contribuyó con su actitud implacable y desalmada a que el muchacho, excelentísima persona, apresurara la decisión de suicidarse, lo que en efecto ocurrió en febrero de 1999.

Por su parte, reporteros que prefieren ocultar su nombre, aseguran que Gómez Leyva se comportó siempre como un verdadero capataz cuando era director de noticias de CNI-Canal 40, empresa del ex magnate Javier Moreno Valle, hoy preso en Estados Unidos por diversos cargos de defraudación fiscal y para Ciro, tal vez, otro “preso político”.

Atención a este testimonio: “Lo usual era que en CNI nos debieran mínimo seis meses de sueldo. Y de todos modos, sabiendo lo difícil que era nuestra situación, Ciro Gómez nos juntaba y nos decía: nada de sindicatos, nada de paros locos, nada de huelgas, aquí estamos unidos por el proyecto. El que ya no pueda que agarre sus cosas y se vaya pero yo no voy a permitir que nadie muerda la mano de Javier Moreno Valle, que nos da tribuna y trabajo”.

¿Trabajo? Sí, diariamente, sin descansos, ni domingos, ni días festivos, en jornadas de 12 horas, comiendo en la calle, rara vez con viáticos dados por la empresa. Y entre reporteros, camarógrafos y técnicos, igual que entre el personal administrativo, empezaron a tronar los matrimonios, a separarse las parejas, a caer no pocos y pocas en cuadros depresivos. Ojo con lo siguiente.

“Una noche yo estaba en la casa con mi esposa y mi bebita tenía casi 40 de calentura. La bañábamos en agua fría, le poníamos trapitos helados en la cabeza para bajarle la fiebre pero necesitábamos el antibiótico que nos recetó el doctor y no teníamos dinero. A mí me debían como ocho quincenas en Canal 40 y con mi bebita ardiendo escuchaba en mi cabeza las palabras de Ciro: nada de sindicatos, hay que defender el proyecta…”, cuenta una mujer que ahora ya no vive en México: emigró a Estados Unidos.

La crisis económica de CNI-Canal 40 estalló en 1997 cuando Gómez Leyva, ilusionado con la ambición de hacer televisión de verdad independiente, presentó un reportaje sobre los abusos sexuales del padre Marcial Maciel, el capo de la mafia llamada Millonarios de Cristo, a la que tan afecta es Marta Sahagún.

Poco antes de que la emisión saliera al aire, los dueños del gigante panadero Bimbo y Marinela le advirtieron a Moreno Valle que si no daba marcha atrás y paraba a Ciro en seco, ellos, Lorenzo y Roberto Servitje, cancelarían un cheque por siete millones de pesos que ya habían dado como anticipo a cuenta de gastos de publicidad.

Con heróica dignidad, Moreno Valle y Gómez Leyva desoyeron a los empresarios, el programa fue transmitido sin un solo anunciante, fue lo que se dice un parteaguas en la joven historia de la televisión libre y marcó el inicio de la debacle económica de Canal 40, que nunca había sido una empresa próspera ni mucho menos.

Sólo que había una diferencia: a Gómez Leyva sí le pagaban –en especie, por ejemplo, con un coche o vales de intercambio para comer en restaurantes o para vacacionar un fin de semana en la playa con su mujer y sus hijos–, de allí su “lealtad” a su amo y su ferocidad ante sus compañeros de trabajo.

Cuando el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas dejó el GDF en manos de Rosario Robles, ésta ya andaba de novia con Ahumada y era muy amiga de Ciro. Como en muchos otros casos, en que militantes del PRD tuvieron tratos con Ahumada y acabaron siendo grabados por una videocámara escondida, Rosario también le presentó a Ciro y a Ahumada le cayó muy bien. Se hicieron cuates rápidamente.

Ahumada se rodeó así de un círculo de periodistas en el que figuraban Javier Solórzano y Raymundo Riva Palacio (el gran gurú de Ciro), y políticos como el general y entonces procurador Rafael Macedo de la Concha. A menudo se reunían para jugar futbol.

Fue por esa época cuando Ciro le propuso a Ahumada un acuerdo “futbolístico”: el empresario era dueño del equipo León, de la primera división del campeonato mexicano, y Ciro le ofreció los servicios de Canal 40 para transmitir los partidos de los panzas verdes. Ahumada aceptó.

¿Cuándo llamó a Ciro y lo citó en su oficina de San Angel para pagarle ese servicio? ¿Qué cantidad le entregó en ese momento? ¿En qué se la llevó Ciro? ¿En un portafolios como René Bejarano, en una maleta como Ramón Sosamontes o en una bolsa del super como Carlos Imaz? ¿Qué dijo Ciro mientras cobraba? ¿Quién más estaba en aquel set disfrazado de sala de juntas? Y la pregunta principal: ¿dónde está ese video?

Gómez Leyva ha sido feroz al criticar a Bejarano y a Imaz que, a fin de cuentas, así lo demostraron los procesos legales que se les siguieron a ambos, no usaron el dinero de Ahumada ni para clavárselo en beneficio propio ni para cometer ilícitos: lo gastaron en campañas políticas del PRD.

En cambio, Ciro jamás ha elevado la voz ni dicho nada acerca de la maleta que Ramón Sosamontes le entregó a Ahumada con un millón de dólares adentro. ¿Por qué, allí sí, guardó silencio nuestro héroe?

Fuentes de este blog conectadas con Televisa sostienen que la peor pesadilla de Ciro consiste en que ese video en que aparece recibiendo dinero de Ahumada ya esté en manos de Carlos Loret de Mola, de Víctor Trujillo, de Adela Micha, de Denise Maerker o de cualquier otro u otra que aspire a suceder a Joaquín López Dóriga.

Los más mal pensados, sin embargo, sospechan que el que tiene el video en realidad es… López Dóriga, y que lo guarda bajo siete llaves esperando el momento de soltarlo. Pero hay quien dice que no, que está en la caja fuerte de Emilio Azcárraga y que éste de vez en cuando lo mira, lo saca, lo desempolva y lo vuelve a meter para lo que algún día se ofrezca.
 

de http://lahoradelpueblo.blogspot.com/2006/08/fichitas-ciro-gomez-leyva-aparece-en.html

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.