Notas tristes.

octubre 17, 2006 en 10:39 pm | Publicado en Articulos periodísticos | Deja un comentario

www.aye.com.mx

PRIMERA PARTE

Notas tristes de septiembre

I

1- El viejo principio de autoridad institucional se impuso. Pero no fue desterrada la gran suspicacia mexicana de la duda y la sospecha; allí está, aquí, entre nosotros, bien sembrada en tierra fértil.

2- El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) declaró válida la elección y decretó un vencedor, pero no convenció a nadie; los propios vencedores, todavía sin fuerza, entran y salen por las puertas traseras. ¿Por cuánto tiempo? Todo el mundo lo dice: los magistrados fallaron legalmente y fallaron políticamente. No sembraron credibilidad ni legitimidad.

3- René Drucker Colín en La Jornada:
–La decisión del tribunal electoral fue equivalente a decir: “la muerte de este individuo fue causada por una bala, pero no tenemos evidencia de si el dedo que activó el gatillo fue lo que provocó la muerte”. Gracias, tribunal, por la sabia lección. (7-IX-2006, p. 2).

4- La legalidad sin autenticidad es muy frágil; la autenticidad sin legalidad es muy explosiva. Calderón y Obrador. Dos valores en conflicto: legalidad y legitimidad.

5- No hay que ser un sabiondo para ver que las decisiones legales del Tribunal Electoral fueron decisiones políticas. Pero tampoco hay que ver en sus decisiones políticas decisiones antidemocráticas. ¿Fueron decisiones prudentes, las menos peor para la mayoría o para el poder? Aunque sean inapelables, son muy discutibles. ¿Acaso no se inclinaron hacia un lado? Igual hubiera sido para el otro, pero…

6- Jaime Cárdenas: Más que un tribunal jurídico, fue un tribunal político al servicio del poder en turno. (“Once absurdos jurídicos del tribunal electoral”, revista eme-equis, núm. 32, 11-IX-2006).

7- “Fue la hora de los jueces”.
Magistrada Alfonsina Navarro:
“No hay elección perfecta. Es una realidad de la que todos debemos partir. Pensar lo contrario sería una utopía”.
Magistrado presidente Leonel Castillo:
“Señores magistrados, con esta resolución que habremos de dictar en un rato, damos cuenta al pueblo de México del desempeño digno de nuestra función. Con esto también, señores magistrados, nos sometemos a la contraloría, no sólo del presente, si no a la del futuro y de la historia”.

8- ¿Fue el mal menor en una realidad conflictiva por todos lados? Elegir es equivocarse, dice el poeta.

9- El poder judicial en México es el más oscuro de los tres poderes constitucionales.
¿Quién nombra a los magistrados? ¿A quién le rinden cuentas? ¿Quién los observa en lo que hacen y no hacen? ¿Quién los sanciona si se equivocan o mienten? ¿A quién representan? ¿Quién vota por ellos? ¿De veras no responden a ningún partido?
El poder judicial en México es el que más representa al viejo régimen: es el poder menos democrático. Casi el mismo de los tiempos de antes, en estos tiempos de cambio. ¿Qué podemos hacer? Ponerle al menos los reflectores.
El poder cerrado no se confronta con la sociedad abierta.

10- Si 1988 todavía no se olvida y sigue el odio contra Salinas, ¿quién olvidará el 2006 y sobre quién recaerá el desprestigio histórico? Puntos suspensivos. (¿Y qué tal si recae sobre AMLO, el bueno y el puro?).

11- Hay algunas verdades elementales. En 1988 las elecciones estaban totalmente en manos del gobierno, por eso se podía caer el sistema cuando las cosas no iban bien para el sistema; no así en 2000 ni en 2006, en que son organizadas y sancionadas por instituciones ciudadanizadas acordadas y construidas entre todos, entre ellos los partidos políticos. Elecciones con las manos fuera del gobierno, por lo menos en cuanto a la organización y el conteo de los votos. Como dijo el joven clásico: No nos hagamos. Woldenberg: “Comparar la situación actual con el 88 no es más que un delirio. Entonces los partidos no tenían la inmensa mayoría de las actas de escrutinio y hoy sí; entonces no se pudo reconstruir –de manera confiable- el resultado de la votación, y hoy sí, casilla por casilla.” (“¿Cómo se cuentan los votos?” y “Minihistoria de la justicia electoral”, Reforma, 13 y 27 de julio de 2006).

12- La regla de oro de la democracia política es una regla deportiva: se puede ganar y se puede perder, más en una contienda muy cerrada, pareja, enconada. Si el otro no puede ganar legítimamente, entonces ¿para qué competir con él? Competir francamente es atreverse a ganar y a perder.

13- Honestamente se ven muchos errores aritméticos pero no se ve el fraude numérico; tal vez existen demasiadas irregularidades humanas pero no la maquinación en un solo sentido. Digamos que hay mucha simetría tanto en el cómputo preliminar como en el definitivo, lo cual se hace raro, pero… Hay dudas razonables, no certezas comprobadas. Ahora bien, esos errores y dudas, en una elección tan apretada, sin duda pueden ser significativos y cambiar un resultado. Por ello, era y es muy deseable el recuento de los votos. Ante una situación extraordinaria, una acción extraordinaria. No se hizo así y estamos pagando las consecuencias. ¿Por cuánto tiempo?

14- México es un pueblo que sabe cantar pero no contar, dice el politólogo Edmundo González Llaca que dijo el poeta Octavio Paz. (“Elecciones y aritmética”, Jicote de EGLl, Noticias, Querétaro, primera plana, 27-VII-2006).

Anuncios

Democracia….. Mis polainas.

octubre 11, 2006 en 11:03 pm | Publicado en Articulos periodísticos | Deja un comentario

http://www.proceso.com.mx/noticia.html?nid=44794&cat=2

:: NOTICIARIO POLíTICO 

Székely: Oaxaca evidencia que México vive una simulación democrática
rosalía vergara-pedro matías

* El experto en derecho internacional afirma que en todo el país hay ausencia del Estado de derecho

* El integrante de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya, asegura que aún está pendiente la transición

Oaxaca, Oax., 9 de octubre(apro).- “El conflicto magisterial y popular de Oaxaca está abriendo los ojos al país y esta evidenciando que en México se vive una simulación democrática, razón por la que la supuesta transición que se tenía que dar con la llegada de Vicente Fox, sigue pendiente”, afirmó el integrante de la Corte Permanente de Arbitraje Internacional de La Haya, Alberto Székely.

Al término de su conferencia denominada “Reformando el estado de Oaxaca, Ley de Transparencia”, Székely pronosticó que el movimiento social de la entidad determinará la suerte del presidente Vicente Fox o de Felipe Calderón porque, el primero, podría acabar “su mala administración con una notita buena” si logra resolver el conflicto pacíficamente, pero puede ser exactamente lo opuesto si opta por una solución de fuerza, mientras que el segundo, heredaría un régimen insostenible.

Director del Internacional Transboundrary Resourc es Center, de la Universidad de Nuevo México, Székely opinó que, como todos los estados de la República, Oaxaca vive la ausencia de un auténtico Estado de derecho. “Mientras eso no se resuelva, las soluciones transitorias, temporales y los parchecitos que se hacen sin trastocar lo fundamental, sólo sirven para engañar”, estimó.

Székely insistió en que “todavía vivimos una simulación democrática en el país, sin embargo, la ciudadanía empieza a darse cuenta que le vendieron una simulación democrática y que el paso de transición a la democracia que se tenía que dar, está todavía pendiente”.

El embajador y autor de numerosos libros y artículos sobre asuntos jurídicos internacionales, derechos humanos y derecho ambiental, reconoció que “la Constitución está tan disparada de la realidad nacional que no puede hablarse seriamente de una reforma del Estado sin hablar, al mismo tiempo, de una nueva” carta magna.

Lo mismo pasa con el estado de Oaxaca, agregó, donde es urgente una reforma constitucional, ya que la concentración del poder absoluto es una violación a la Constitución y a los principios más elementales de la democracia.

Respecto a la ley de transparencia y acceso a la información que aprobó la víspera el Congreso local por iniciativa del gobernador Ulises Ruiz Ortiz, opinó que es una “simulación” para prevalecer el autoritarismo.

Sin embargo, dijo, la ley de transparencia debería de presentarse con un paquete mínimo de reformas, principalmente relacionadas con el procedimiento administrativo, de lo contrario, se viviría en un mar jurídico pervertido y no serviría para nada.

Desafortunadamente, agregó, para que se hagan todas esas reformas, adecuaciones y haya un restablecimiento mínimo de la legalidad en Oaxaca, se “necesita que en este estado haya autoridad” porque en estos momentos, quien se siente en la mesa “carece de toda legalidad”.

En síntesis, se necesita que se recomponga la cara del gobierno del estado con la movilización de la sociedad, puntualizó.

Aunque “lo malo es que las autoridades han permitido que se llegue a esto, a una situación en la que ya no hay tiempo para pasar por ese proceso y por lo tanto, quienes han ahorcado la situación son los que quisieron mantener un régimen que ya es insostenible y que está basado en todo un régimen legal que es el que hay que cambiar y esto no es más que un síntoma elocuente de lo que está pasando en toda la república donde Oaxaca nos está abriendo los ojos en ese sentido”, puntualizó.

Székely manifestó que el presidente Fox no se ha animado a quitar a Ulises Ruiz Ortiz como gobernador del estado, porque “no ha tenido el poder de decisión, ya que no es un problema que esté sucediendo en una entidad, sino que pasa en toda la República”.

Negar que estamos es mentirse a ellos mismos.

octubre 11, 2006 en 10:53 pm | Publicado en Articulos periodísticos | Deja un comentario

http://www.jornada.unam.mx/2006/10/11/023a2pol.php

Luis Linares Zapata

Agoreros con bilis

Los afanes de ver derrotado a López Obrador en Tabasco son tan grandes para algunos agoreros como ciertas y reales son las posibilidades de este líder para construir un basamento popular a su movimiento de oposición. Apenas han sido publicadas algunas encuestas dando ventaja al priísta (Andrés Granier) sobre el perredista (Raúl Ojeda) cuando ya se lanzan los picapiedra de la maledicencia a presagiarle el final de sus glorias entre las masas que lo apoyan. Unos llegan a decir, en sus presagios saturados de bilis, que su movimiento ya se desfondó. Perdió valioso tiempo en el plantón de la capital, alegan otros que creen haber dado el salto de locutores a analistas. Lo cierto, si se observa con cuidado la campaña desplegada por AMLO en esas tierras calientes, es que logra la actualización de su liderazgo y le da fantástico empujón a su correligionario. El resto, para el triunfo o la derrota, debe correr a cargo del candidato local.

Pero hay, también, todo un concierto adicional de interesados en refundir a Obrador en el más sonado de los fracasos, precisamente ahí, donde creen que le duele: en su propia casa y entre la gente de su vecindario. Muchos más no cejan en su tirria clasista hacia el tabasqueño itinerante porque les huele a chusma, a plebe, al naquerío que sólo toleran cuando quedan silenciosos en sus polvorosas reservas, en sus barracas de cartón y lámina. El ruido de la calle, el alboroto de las plazas llenas, el murmullo de las pisadas sobre interminables carreteras, las ciudades tomadas por la furia y el cansancio del pueblo ante el autoritario atrabiliario jamás será, para los exquisitos lectores de ínclitos teóricos franceses, italianos o alemanes de sociológica moda, un acto democrático, un legítimo alarido ante la injusticia, una acción de defensa propia. Ellos sólo reconocen los consensos formados a base de pedradas espoteras. La libertad actual, suponen con ardor de citadinos tiralínea, se concreta en sintonizar el canal o la estación propia y consumir, por toneladas, opiniones e imágenes relámpago. Todo lo que no circula por los corrillos de palacio no llega o desaparece de las pantallas televisivas o de los micrófonos de la radio, se derrumba o es inexistente.

Pero el fenómeno de insurrección ciudadana que se formó alrededor de la candidatura de AMLO no se ha esfumado en el triste horizonte de los recuerdos truncados. Menos aún fallece por inanición o por efecto de las rasposas rebeldías ante aquellos que le birlaron la Presidencia. Está ahí, circula con cuerpo de agigantado, irreconocido y macilento por tanta vejación recibida. Se mueve a pesar de los ultrajes a su voluntad de progreso. Por cada una de las injusticias que padece con resignación se añaden voluntarios a la causa. Los que votaron por la izquierda no se fueron a Miami. Tampoco están llorando sus penas y desventuras o vagan en búsqueda de alguien que reciba su trasquilado voto arrepentido. Cada día que pasa es uno menos en su cuenta regresiva hacia el cambio entrevisto. Quieren aumentar, con su individual aporte, la fuerza emergente que ven cercana. Buscan un rescoldo a sus frustraciones, un acicate a sus innumerables horizontes todavía acariciados en silencio. Un tropel de conciencias afinadas miran hacia delante con orgullo de hombres y mujeres sencillas, honestas, constructoras de mañanas posibles.

Y muchos, miles, millones están ahí, agazapados para saltar de una mata de ofensas repetidas a otra de salidas dignas, aunque hoy sean aún inciertas. Se dicen listos para la aventura de construir un futuro asequible, humano, que alcance para ellos, para sus familias y amigos. Claman por una opción al escape hacia el norte, una alternativa al imaginario de una vida normal allende el Bravo. Todos aquellos que se han cansado de oír la misma cantaleta de un progreso a la vuelta de un barril de petróleo adicional vendido al extranjero solicitan unirse en una esquina exenta de sangre. No quieren esperar a que venga el extranjero a redimirlos de un subempleo triste, pesado, mal remunerado, sin futuro alguno, como los que se han generado en este crecimiento chato, lento, errático, semioculto que se ha enseñoreado en esta república de los pocos.

No, señores profetas, esas nutridas filas de mexicanos en pos del cambio negado en repetidas ocasiones, escamoteado por los que quieren preservar las enormes desigualdades que azotan y hieren a la nación, están ahí. No se disolvieron en el viento por obra y gracia de los inclementes ataques de sus atildadas voces, fingidamente iracundas y sabias. Ni se han amedrentado por los citatorios a rendir la plaza de sus esperanzas por vivir en una sociedad más igualitaria. Resisten, no sin las penas concomitantes, pero con pie firme, los embates de los privilegiados. Frente a los que ven a México como un coto de negocios a la vera del poder encaramado en la continuidad que Fox reitera a cada paso, oponen su deseo de aventura constructiva, su organización solidaria. Ya no aceptan que haya oportunidades sólo para los que se las agandallan.

Mientras continúe el deterioro de esta república exhausta, depredada sin compasión ni talento, habrá un predicador solitario y honesto que vaya solicitando, que siga llamando a transformar el estado de cosas que aplasta a los que son más. Y, por tanto, habrá también, y en número creciente, los que lo oigan y simpaticen con su causa, a pesar de los interesados y hasta inconfesables motivos de unos cuantos para destinarlo al destierro, al olvido, a la burla nerviosa, al fracaso.

¿Lealtad?… ¿Al pueblo o a la represión?

octubre 4, 2006 en 11:00 pm | Publicado en Articulos periodísticos | Deja un comentario

http://www.eluniversal.com.mx/columnas/60985.html

Estrictamente personal
Raymundo Riva Palacio
04 de octubre de 2006

Tropas en Oaxaca
La crisis muestra al público un choque de visiones y personalidades, las de los secretarios de la Defensa y de Marina

Todos los caminos en Oaxaca hoy en día conducen a la Secretaría de Marina. Los helicópteros que están ejecutando operaciones de inteligencia sobre la capital para preparar el asalto contra la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), los cuerpos de élite que llegaron a esa entidad en los últimos días y los agentes de inteligencia que empezaron a instalarse en Oaxaca desde hace cuatro meses, pertenecen a la Marina. ¿Por qué la Secretaría de Marina está tan activa en este proceso? Porque desde hace más de una década las principales tareas de contrainsurgencia han estado a cargo de marinos y Oaxaca no fue la excepción. Pero también, porque el secretario de la Defensa, general Clemente Vega García, ha dicho expresamente al presidente Vicente Fox que el Ejército no reprimirá a civiles por problemas de políticos, que es lo que piensa hacer el gobierno federal si no encuentran soluciones pacíficas en Oaxaca en los próximos días.

Centro de operaciones de la Marina, en Oaxaca se vuelven a medir las líneas de comportamiento de los dos secretarios de las Fuerzas Armadas y la forma como se relacionan con el presidente Fox. El general Vega García tiene en la matanza de Tlatelolco y la guerra sucia el estigma y el freno. Cuando el desafuero de Andrés Manuel López Obrador que temía el Presidente deviniera violencia, le pidió tener lista a la tropa para controlar a los revoltosos. No, le dijo el general, a menos que le diera la orden firmada. Fox se sintió insultado, pero el general le dijo que no quería que en el futuro los metieran en la cárcel por reprimir al pueblo, ni manchar la imagen de los soldados. El secretario de Marina, Marco Antonio Peyrot González, no tiene ese problema. Querubín militar en este sexenio, se la jugó con el presidente Fox, y el PAN, agradecido, hizo a su hijo Marco Antonio Peyrot Solís diputado federal y presidente de la Comisión de las Fuerzas Armadas.

La crisis oaxaqueña muestra las viejas pero importantes diferencias entre el general Vega y el almirante Peyrot. La Secretaría de la Defensa no sabía del envío de marinos a Oaxaca este fin de semana, y la Secretaría de Marina tampoco le corrió la cortesía de informarle. ¿Para qué? El Ejército ha estado fuera de la parte central en la lucha contrainsurgente. Desde que comenzaron los problemas serios con la guerrilla en Oaxaca, particularmente en la zona de Los Loxichas, los servicios de inteligencia de la Marina comenzaron a operar. Del Cisen desembarcaron José Manuel Vera Salinas y Manuel Moreno Rivas, con la instrucción al entonces gobernador José Murat de darles cargos en la seguridad pública, como cobertura de las tareas de inteligencia contra el Ejército Popular Revolucionario (EPR). Eran subordinados del contralmirante Wilfrido Robledo, quien desde su cargo de jefe de la Policía Federal Preventiva (PFP) en el gobierno de Ernesto Zedillo, había combatido a la guerrilla.

Al llegar Ulises Ruiz como gobernador nombró a Vera Salinas director general de Seguridad Pública, y a Moreno Rivas director de la Policía Judicial de Oaxaca. Cuando fracasó en el desalojo de los maestros hace casi cuatro meses, Ruiz tuvo que destituir a su secretario de Gobierno y operador de los grupos de choque, Jorge Franco, y a Vera Salinas. Desde las sombras, Franco y Vera Salinas siguen operando en el control de los grupos opositores a Ruiz. Incluso, según una fuente en Oaxaca, el marino dirige un grupo de comandos especiales -que él mismo formó en el estado- que ha sido empleado para atacar los campamentos de la APPO en la noche.

Aunque el Ejército tiene en la Sección II su aparato de inteligencia que incluye la investigación de movimientos armados, la Marina es la que ha sobresalido en la última década en su estudio e investigación. Robledo, quien hoy se encuentra a cargo de la seguridad en el estado de México, trabajó intensamente sobre el EPR, que opera fuertemente en Oaxaca, y aunque fue relevado en el gobierno foxista, los marinos continuaron a cargo de esa tarea, controlando inclusive los mandos de la PFP, que en los últimos años no ha tenido experiencias de éxito frente al EPR.

La iniciativa tomada el fin de semana para recopilar fotografías de inteligencia y colocarse a la cabeza de la estrategia militar en la eventual ocupación de Oaxaca capital, cae sobre un terreno que ya han venido cultivando. El fin de semana pasado, de acuerdo con otra fuente de información, arribaron comandos especiales de la Marina a Salina Cruz, donde hay una base importante de la Marina y tienen el control del aeropuerto. La Marina también tiene bases en Huatulco y en Puerto Escondido, que tienen aeropuerto con capacidad internacional.

No es casual que sólo en Oaxaca capital y Salina Cruz se tengan registros del arribo de unidades y equipo de la Marina. El Ejército se encuentra al margen de los planes de ocupación de Oaxaca capital. La Marina no necesariamente intervendría directamente en la eventual acción de fuerza contra la APPO, cuya tarea recaerá principalmente en la PFP, que si bien tiene una brigada de soldados, no ha sido utilizada en todo el sexenio para las operaciones contrainsurgentes. Tampoco obedece esta marginación al resultado de una división de tareas dentro del gobierno federal. Lo que existe es una enorme distancia entre los secretarios Vega y Peyrot en cuanto a su visión sobre la lealtad y responsabilidad, además de una rivalidad que, como nunca hasta ahora, había sido expuesta públicamente.

El punto de la lealtad es trascendental. ¿Es el general Vega desleal con el comandante de las Fuerzas Armadas, el presidente Fox, al no querer involucrar al Ejército en la represión en Oaxaca? ¿Es leal el almirante Peyrot al estar dispuesto a hacerlo? El general Vega ha venido cuidando a la institución, no sólo la militar sino, sobre todo, la presidencial. Cuando se negó a preparar la represión por instrucciones de Fox, tuvo que ver más con la necedad de utilizar la fuerza para resolver problemas de los políticos, que con una amenaza para la seguridad nacional. El almirante Peyrot no ha tenido reparos en apoyar las decisiones políticas por encima de las institucionales, lo cual le ha sido premiado con presupuesto y futuro político.

Hoy, Oaxaca los exhibe y expone la contradicción del sexenio: institucionalidad versus intereses particulares. ¿Qué es lo importante? El Estado no se maneja al gusto de particulares ni para resolver las deficiencias o las diferencias de los políticos. De eso ya tenemos demasiado lastre en el pasado. Las Fuerzas Armadas tampoco pueden ser manejadas con discrecionalidad por el Presidente en turno, sino en función de salvaguardar los intereses nacionales. Reprimir en Oaxaca para salvar la cara de un gobierno que no ha sabido gobernar, nos regresa rápidamente al pasado. El general Vega lo entiende. El almirante Peyrot está a tiempo de reconocerlo.

rriva@eluniversal.com.mx

r_rivapalacio@yahoo.com

la Secretaría de Marina se la juega como represor.

octubre 4, 2006 en 10:47 pm | Publicado en Articulos periodísticos | Deja un comentario

http://milenio.com/mexico/milenio/trascendio.asp?id=442244&sec=3 

Que, en definitiva, el Ejército mexicano no intervendrá en Oaxaca. La responsabilidad, de darse el caso, recaerá en la Secretaría de Marina y la Policía Federal Preventiva.

Que es bien conocida la frase del secretario de la Defensa Nacional, Ricardo Clemente Vega García, de que a él no le crearán en el futuro una fiscalía especial de delitos del pasado.

Por eso, el Presidente Fox ni siquiera le pidió que se preparara para actuar en Oaxaca.

Las fuerzas especiales de la Marina harían el trabajo disuasivo y, de ser necesario, envolverían la ciudad para abrirle el paso a los efectivos de la Federal Preventiva y las agrupaciones policiacas locales.

Que habrá una última oportunidad para encontrar una salida política en Oaxaca. El secretario de Gobernación Carlos Abascal recibirá mañana a los representantes de la APPO y la sección 22, que se negaron a participar en las reuniones de hoy en Bucareli.

Que justo en esta coyuntura tan complicada, el Senado nombró presidente de la Comisión de Defensa Nacional a Jorge Mendoza, quien se enteró de la noticia durante la gira de Felipe Calderón por Centroamérica.

De acuerdo con los senadores, la decisión se tomó porque confían en que la capacidad de interlocución del ex presidente de la Cámara de la Industria de Radio y Televisión, evitará que el fuego de las flamígeras discusiones en Xicoténcatl se extienda hasta las zonas militares.

Que, ya en esos temas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos tiene listo, para darlo a conocer la próxima semana, el documento de 2 mil 400 hojas sobre los excesos de los grupos policiacos en los hechos de San Salvador Atenco la madrugada del 4 de mayo.

Hasta donde se sabe, las conclusiones serán durísimas, especialmente en el capítulo del probable abuso sexual contra mujeres.

Que algo ocurrió en las últimas horas en Tabasco, ya que los tracking del fin de semana y el lunes le vuelven a dar al candidato del PRI a la gubernatura, Andrés Granier, una ventaja de 11 puntos sobre el abanderado de la coalición Por el Bien de Todos, César Raúl Ojeda.

Medios… Idiotas.

octubre 4, 2006 en 10:37 pm | Publicado en Articulos periodísticos | Deja un comentario

http://www.proceso.com.mx/anapol.html?aid=44610 

Medios y periodistas: Otro retroceso
alvaro delgado

México, D.F., 3 de octubre (apro).- La absoluta impunidad en la violación a los principios constitucionales en la celebración de elecciones libres en México, exhibida con abundantes pruebas en el proceso formalmente concluido, sólo se explica por otro retroceso democrático de dimensión igualmente grave: la colusión entre los poderes, legales y fácticos, para el control y la manipulación informativa.Desde la noche misma del 2 de julio, aun sin resultados oficiales, se observó en el duopolio televisivo –Televisa y Televisión Azteca– una consigna clara para desaparecer a millones de mexicanos contrarios al oficialismo, y también se reforzó un operativo de encubrimiento, que se ha ido profundizando y ampliando a prácticamente todos los medios de difusión, audiovisuales y escritos.

Se ha impuesto en el grueso de los medios de comunicación social, en una suerte de diazordacismo sin Gustavo Díaz Ordaz, una directriz que exalta todas las virtudes de los titulares del régimen político –leyes, instituciones y representantes– y han desaparecido las voces divergentes, aun las tímidamente opositoras. En el mejor de los casos, cuando aparecen, se les exhibe como el siniestro rostro de la subversión.

Los jerarcas de Televisa, por ejemplo, han dado la instrucción a todo su personal periodístico para ignorar toda mención al movimiento de López Obrador, a las protestas contra Felipe Calderón y al conflicto de Oaxaca, que no sean las voces del poder, con imágenes gratas adjuntas –a menudo facturadas–, y ya se sabe que en ese emporio se acata todo, independientemente de quién sea el personero que sale a cuadro, al fin hay muchos de repuesto haciendo fila.

Con la credibilidad hecha añicos, si es que alguna vez la tuvo íntegra, Televisa está actuando fiel a su vocación de altavoz de lo peor del poder, siendo un poder en sí misma, y apretando el puño para la represión ya inminente contra Oaxaca ahora y para millones de mexicanos de manera permanente. Esa ha sido su historia, camuflada por unos años de primavera en los que inclusive presentó información –¡tres décadas después!– sobre el movimiento de 1968 y hasta se ganó un Premio Nacional de Periodismo.

En esas están, también, TV Azteca, las cadenas radiofónicas y los diarios que en la capital se editan –no medios nacionales, un embuste que ofende a todo el territorio nacional–, convertidos en comparsas del poder y omisos a su responsabilidad social de ser, justamente, su antítesis en los hechos y no sólo en los discursos.

El propietario de El Universal, Juan Francisco Ealy Ortiz, encarna la más acabada –y reciente– muestra de esta consagración a la connivencia con el poder: fotografiado junto a Vicente Fox y Felipe Calderón, los tres con sus respectivas esposas, festejando la libertad de expresión que según ellos se vive en México, como si las relaciones públicas fueran sinónimo de periodismo.

Pero si esto es de suyo un retroceso funesto en la actividad informativa en el centro de México, que desmiente los abundante discursos oficiales y oficialistas sobre las garantías constitucionales de informar y ser informado, en los estados de la República el fenómeno es mayor y llega a extremos nauseabundos.

Puebla representa hoy –como Oaxaca y Tabasco– el emblema del más enraizado caciquismo: Mario Marín, quien cobra como gobernador y manipula las instituciones, ha dispuesto que no deben existir voces críticas que si, muy a su pesar, las hay en otras latitudes, no en el estado que siente escriturado para sí.

Ha decidido, entonces, seguir con la conducta que desplegó desde el año pasado contra Lydia Cacho por capricho de su patrocinador Kamel Nacif y, justamente derivado de ese caso todavía impune, ordenar la desaparición de uno de los programas radiofónicos más escuchados en el estado, “La Quintacolumna”, conducida por Mario Alberto Mejía y Arturo Rueda, según él porque lo atacaban incesantemente y él jamás incurrió en un acto de persecución.

Así lo declaró Marín al conductor Jesús Manuel Hernández: “Ellos sí me han perseguido, porque no sé cómo puede vivir un programa en el que todos los días se han dedicado a atacar, atacar y atacar con fundamentos o sin ellos… ¿Es que no hay otras noticias qué informar? ¿Qué no hay otros temas? Cuando algo lo hace así, como ellos lo hacían, por consigna… O sea, su papel era pegar… Y si no era el gobernador, era uno de sus colaboradores… Pegarles hasta el cansancio.”

Marín, cuyos personeros ya lograron que Televisa evite seguir incursionando en el escándalo que está en manos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ya había anticipado a sus allegados que “La Quintacolumna” desaparecería, y este viernes lo logró a través del dueño de la estación radiofónica propiedad de Salvador Martínez Duarte.

Marín había dado instrucciones, también, para la cancelación de otros programas radiofónicos, que también han abordado el uso faccioso de las instituciones, como los conducidos por Alejandro Mondragón, Erika Rivero Almazán y Valentín Varillas Henaine, los dos primeros identificados con Luis Eduardo Paredes Moctezuma, exalcalde panista de Puebla y uno de los más radicales jefes de la organización ultraderechista de El Yunque en ese estado, que ahora lo persigue, según él, coludido con el gobernador.

Datos curiosos al respecto: Espino hizo un pacto electoral con Marín, en una reunión secreta en Atlixco –revelada precisamente por Mejía–, que formó parte también de la frustrada colusión priista-panista en Chiapas, y en la grabación difundida por los perredistas se escucha que el delegado del PRI en ese estado, Víctor Islas, habla con el dirigente del PAN de transferencia de dinero y le llama “jefe”.

Claro, como en el centro y en todo el país, Marín premia a los periodistas dóciles y acomodaticios a lo que les sea ordenado desde las alturas del poder, como en el diazordacismo que hoy, lamentablemente, está entre nosotros con otros rostros y cuando en los discursos oficiales y oficialistas vivimos en el paraíso.

Ya se sabe: las voces que ahora justifican el proceder de autoridades y medios han dado lugar siempre, en México y en el mundo, a las peores arbitrariedades contra la sociedad. Y me temo que, por los retrocesos descritos, esto está en gestación con la derecha en el poder.

Apuntes

La descomposición en Oaxaca es más profunda que el conflicto en su capital, ya en vías de ser sofocado con la fuerza pública. La autoridad federal, encabezada por Carlos Abascal y sus auxiliares de El Yunque, no deben perder de vista el estado que guardan las comunidades indígenas de todo el estado… ¿Cuánto percibe mensualmente Felipe Calderón, y sus allegados, ahora que disfruta de 150 millones de pesos para los trabajos de transición? Es un secreto de Estado. Así como lo hizo Vicente Fox hace seis años. Y jamás informó a detalle. Bonita transparencia.

Comentarios: delgado@proceso.com.mx

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.